-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

"Mundo teletienda"

A pierna suelta se nos duerme
cada noche la conciencia,
aunque haya niños buscando
Lunnis por los vertederos.

Desafiante como un perro
nos vigila el mercado.
Cómpralo aunque esté hecho
por niños encadenados.

Crónica negra de africanos
en nuestros telediarios.
Sanguinarios mercenarios
con tan solo 9 años.

Ladrones de infancias,
verdugos de inocencias,
cómplices de un genocidio
en este mundo teletienda.

Grasientos imperios
primer mundo de indolentes.
Bienestar que construimos
sobre la sangre de imberbes.

Alcohol y pegamento y si hay suerte
cocaína y caballo.
Niños con muchos camellos
pero pocos reyes magos.

Putas esclavas sin la regla
subsisten por su entrepierna.
Nos follamos a sus hijos
en vez de hacerles escuelas.

Niños obreros, desnutridos,
torturados y violados
son los que hacen los juguetes
de nuestros niños mimados.

Ladrones de infancias
verdugos de inocencias.
Cómplices de un genocidio
en este mundo teletienda.

Grasientos imperios
primer mundo de bastardos.
Estamos creando monstruos
y ellos a niños soldado.


Los de marras, Mundo teletienda.



Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.