-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

Porque una vez renegué.

¿Qué hacer cuando no quedan valles por los que perderse, ni un país extranjero para desaparecer, ni un puerto nuevo donde plegar las velas?
¿Qué hacer cuando confundo lo claro con lo ambiguo, cuando se hace dulce la abulia, cuando todo da vueltas pero mis pies están firmemente pegados al asfalto?
¿Qué hacer con los dolores de cabeza, los nudos en la garganta y los intestinos enlazados si no hay ningún botiquín a mano?
¿Qué decir, en qué pensar, cómo no quebrarme?
¿Cómo no quedarme atrancada, cómo no taparme los ojos y fingir que no hay nada más allá?
¿Qué hacer si los sentimientos se disfrazan, si las palabras encubren y los gestos desorientan?
¿Qué hacer sino buscar una esquina que quedó olvidada, agazaparme donde sólo yo me vea y reconocerme como el ser del que una vez renegué?

10 comentarios:

Queda esperar que todo pasé, que todo vuelva a ser como antes (:

 

Dance, dance, dance... Hazlo o léelo o léelo de nuevo...

¡Saludos!

 

yo suelo correr y gritar todo lo fuerte que pueda!!!

 

Ainssssss... nos quedan los recuerdos...
Besitos.

 

Paciencia, es cierto que después lo recordarás y te causará risa. Mientras, refúgiate en lo simple, tan sólo hacer una lista de "las diez cosas que me gustan y no cuestan tanto" a veces levanta el ánimo.

 

Querida Lena,

ayer pasé leer tus palabras pero no tenía palabras inteligentes q decirte....

...no se si hoy las tenga.. pero conozco la sensación.. y bueno, a pesar de q uno cree q ya nada queda y que todo es extraño... es sólo el tunel por el que estás pasando... al final siempre hay una salida y el sol brilla aunque uno no pueda verlo... (al menos el es constante ) y cuando salgas de este ten por seguro que lo verás...

y renegar de uno no es bueno... porque muy adentro la escencia que nos caracteriza no desaparece... y aunque tratemos de ignorarla tarde o temprano nos alcanzará el reflejo...

paso a paso querida... paso a paso...

beso enorme para vos... y días más azules para ti...

 

pues, evidentemente: tienes que escribir.

te agrego, soy nueva en todo esto.. pero este rincon me ha gustado muuuuuuuuchisimo:)

 

quiza no habra mucho hacer... pero lo tiempo lo dira... al fin y al cabo a si es la vida... nos da preguntas que no tienen respuesta...

Saludos

 

me siento increiblemente identificada con esa sensación de... no existe una palabra que la defina, tal vez vacío se acerque, pero creeme que te entiendo
por cierto, tienes una nueva seguidora!
muuà!

 

Un texto angunstioso. Perdida y en búsqueda. Encontrarás el camino. Solo reflexiona.

Gusto leerte, lena

Saludos cordiales, un beijo.

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.