-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

El Cielo y el Infierno.

- Mi abuelo me contó una historia sobre los palillos chinos. Una noche Confucio soñó que iba a visitar a los condenados al Infierno. Se sorprendió mucho al ver que el Infierno era un precioso salón de banquetes, y que los condenados estaban sentados alrededor de una mesa que crujía bajo el peso de la comida más deliciosa que jamás había visto. Podían comer todo lo que quisieran, pero tenían que usar palillos, y los palillos medían un metro y medio de largo. Los condenados tenían un hambre canina. Mirando agónicamente toda la comía que tenían delante de ellos, eran conscientes de que incluso teniendo toda la eternidad para solucionar su problema jamás lo conseguirían. Entonces, a Confucio le llevaron al Cielo. Y en el Cielo había un salón de banquetes idéntico, lleno de deliciosa comida. La gente que estaba alrededor de las mesas estaba alegre y contenta, pero ellos también debían cumplir la misma regla: la comida sólo se podía comer con palillos que medían metro y medio de largo. Sólo que en el Cielo se daban de comer unos a otros.


Extracto de la película La sabiduría de los cocodrilos, dirigida por Po-Chih Leong en 1998.

7 comentarios:

ay si ya la habia escuchado!...

me encanta porque es un ejemplo muy gráfico (y práctico) de cómo la actitud y las formas de hacer las cosas son las que hacen la diferencia ante las circuntancia... puede ser la misma pero la diferencia radica en no pensar todo el tiempo en uno mismo...

saludos querida, lindo leerte otra vez...

 

que tal?
buena reflexion.
en realidad nomas pasaba a saludar.
siempre es un gusto leerte

 

Qué bonita reflexión! Qué chula la filosofía oriental.... Saludos, echaba de menos pasarme por aquí, mucho lio.....un gusto leerte!

 

me ha gustado la historieta:)
y, respecto a la nevera, la insulto porque ayer se estropeó una parte de ella (y cuando tal cosa pasa en los elecrodomesticos, me PONE DE LOS NERVIOS!)
unbeso lena, gracias por pasarte de vez en cuando!

 

Guau, me ha encantado el fragmento. Se nota porque unos van al infierno y otro al cielo. El egoismo se paga con muerte
besoss :)
(tienes un premio en mi blog ^^)
merry merry christmas
(LLLL)

 

Hola Lena,

Qué bella historia, me voy a buscar el film. Me parece que uno no tiene salida: se acaba siempre en el cielo en compañía y colaboración con los demás.

!Un abrazo fuerte y que pases una muy feliz navidad!

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.