-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

Abrir una ventana.


Y escribir sencillamente por escribir, para tomar aire. Porque pintar palabras sobre una pantalla en blanco es como abrir una ventana, y el aire encerrado en mi cabeza está demasiado viciado.

Escribir como terapia, como consuelo. Como desahogo abstracto que a nadie va dirigido.

Y escribir sin saber muy bien que se está escribiendo. Y sentir que las líneas se van llenando y que los dedos cada vez adquieren más autonomía, hasta que se emancipan del resto del cuerpo y empiezan a dibujar ellos solos: trazando líneas, redondas vocales y mayúsculas trabajadas, con adornos y ramilletes de hojas al final de las tangentes.

Escribir. Porque sí, porque me apetece. Porque siento una presión en el estómago, como si fuera el pañuelo de un mago, porque quiero sacarlo fuera a través de la garganta y que todo el mundo diga “¡oooh!”. O que no me aplaudan, si no les parece oportuno: me vale con contemplar el pañuelo sobre el tapete. Incluso me es suficiente sentirlo en la boca del estómago: he aprendido que no se debe ser demasiado exigente.

Y mirarte y pedirte que me bailes el agua, que me digas que esto es bueno. Porque necesito un empujón. Que me digas que soy la princesa de las letras, al otro lado del mundo, y que hables y que te rías y que me critiques, me adules y me vuelvas a criticar. Y volver a salir y a vivir sin ansiedades, y a escuchar música tranquilamente: sin prisas, oyendo hasta la inspiración del que canta entre frase y frase. Oír la música de verdad.

Y respirar el aire de Wilde y de Yates otra vez. Y ver anochecer y ver amanecer. Y viajar junto al mar azul y blanco con Sorolla. Y disfrutar del fresco de la tarde y un paseo por Madrid.

E incluso escribir una canción.



Que terminen los exámenes ya…

12 comentarios:

Hola Lena, Espero que acaben ya tus exámenes para que te sientas más descansada, más libre.

Saludos cordiales,

Hasta pronto.

 

HOLA LENA
SABES? YO TAMBIEN ME HE SENTIDO ASI? Y TAMBIEN TENGO ESOS DESAHOGOS, MOENTOS DIFICILES EN LOS QUE UNO BUSCA AFERRARSE A UNA TABLA EN MEDIO DEL MAR....PARACE QUE MI PLUMA SE CONECTA CON LA TUYA
BONITAS LINEAS, UN ABRAZO
DESDE http://estatuariosoleado.blogspot.com/ UN SALUDO

 

AH POR CIERTO LO OVLIDE!
DEL CUENTO QUE ESCRIBITES, WOW! GENIAL
me parecio estupendo
Beatriz"...nunca penso en dante
woooow
hasta lo imprime para disfrutarlo con mas calma
http://estatuariosoleado.blogspot.com/

 

Mucha suerte con tus exámenes ^^

 

si eres "la princesa de las letras"... que no te quepa duda...

todo lo que dices es mucho de lo que siento.. aunque hace un tiempo que no deseo que alguien me "aplauda"... yo sólo quiero escribir porque siento esa necesidad en mi estómago... lo demás es un extra... que tal vez llegue o no... =)

dulces letras las tuyas, ideas geniales y talento de sobra... ¡lo tienes todo mi niña!.. (todo, ¡todo!)

besuco!

 

Cuanta razón Lena, escribir es como liberarte de tus pensmaientos, expresar tus ideas o compratir tus ilusiones. Es abrir una ventana y respirar. Me encanta la imagen. Y si te sirve, yo tambien estoy deseando de que acabane los examenes.

Fuerza y mucho cariño
de
Miriam ;)
(L)

 

Los hay que son adictos al deporte, los que lo son a las drogas, y luego los que somos adictos a escribir. Es una necesidad (:
Suerte con tus exámenes, Lena (:

 

Pero si tú eres la princesa de las letras :)

 

sí :) la princesa de las letras, y con una corona de flores :)) un besooo!!

 

Si todos nos permitiésemos ser originales en lugar de imitar al que está al lado...
Un besazo enorme!

 

Me gusta mucho mucho tu blog...Un saludo. te sigo..

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.