-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

Oxígeno.

Podemos dejar que la vida nos pueda y nos ahogue con su aire cargado de veneno, o bien podemos tratar de buscar el momento exacto en el que se despiste y nos deje, por un sólo instante, asomar la cabeza allá donde haya aire puro.
Y tomar una bocanada de aire.
Hay quien elige morir rápido, inspirar hondamente cuando el aire está más viciado y sumergirse eternamente en un coma profundo. Hay quien decide morir de forma más lenta, convenciéndose de que cuando llegue el momento idóneo tendrá valor y respirará luz. Pero el momento llega siempre en un instante inadecuado, cuando más incapaz se siente de tornar sus tripas corazón. Finalmente, los hay que buscan una salida de forma desesperada: hay quien encuentra un portal entre las páginas de un libro.
Yo prefiero encontrar oxígeno puro buceando en alguna mirada.

3 comentarios:

eres.. impresionante no hay más, deberian darte un premio, ¿Nobel de Literatura? ¿existe? ¿porque no te lo han dado todavía?

Cuantas veces nos ahogamos entre problemas, entre pantanos de confusion e ira.. me has inspirado, creo que escribiré algo..


ya tengo una pequeña musa
hahaha
muchos besos!
ojala este blog nunca se cierre

 

He encontrado oxígeno en muchas cosas, cuando la marea sube y creo que no puedo más... una canción me ha salvado (literalmente) la vida, un libro en el que puedo esconder mis temores, o en la sonrisa de quien vive al lado mio... o en desconocidos que me parecen tan cercanos, que escriben cosas que ayudan a mi alma a aferrarse a la última rama del precipicio...

(tu texto llega en buena hora)

Saludos Lena, un beso.

 

puafff.. una bocanada de aire, eso hace que la vida valga la pena.. aunque sea solo una bocanada al fin.. pero es lo que nos deja seguir viviendo.. no?

Gracias por pasar!!!! te estare leyendo tambien!

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.