-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

La rabia y los sueños.

Recordaba, una y otra vez, como las idas y venidas de un autobús a través de la cuidad, la letra de una canción que creía perdida en algún recóndito rincón de su memoria. Nos queda la rabia y nos quedan los sueños. Y la oscuridad la iba envolviendo, y la Luna se arrastraba a través del cielo añil dejando tras de si su rastro de plata. Y el sueño no llegaba, y la melodía resonaba entre sus tímpanos sin descanso.

Pensaba en la rabia, tan fuerte, tan inmediata, tal que si fuese un cuchillo afilado que sesgase límpidamente su vida por la mitad. Casi sintió su estómago herido cauterizándose. No había sangre ni huella alguna. Ni siquiera sentía el dolor punzante cerca de su garganta.

Y luego pensaba en los sueños, tantos y tan grandes, tangibles como la materia y al segundo siguiente tan etéreos como el aire.

Y sentía la pugna en sus adentros, la rabia armada y los sueños negándose a sucumbir. Y oía el ruido del metal chocando y de las chispas cortando el oxígeno. Y en ocasiones parecía que había un ganador, pero seguidamente el adversario resurgía de sus cenizas. Y pasaban las horas.

Y en su interior todavía perduraba la lucha, y lo hizo durante mucho tiempo. Y con el paso del tiempo aprendió buenas técnicas, grandes asociaciones. Ahora sabe que la energía que desprende la rabia puede ser el motor de sus sueños. Ahora ya no hay lucha, sino una unión casual que es el alimento que le hace correr a través de las horas…

5 comentarios:

wow... me he quedado sin palabras...

...me llevaré conmigo tus palabras.. para desmenuzarlas en mi cabeza....

rabia y sueños es una combinación que no había considerado... pero que es interesante...
muy interesante...

te dejo ahora.. besos y saludos azules...

 

rabia y sueños...
Yo tampoco lo había pensado así...
Interesante dialéctica...

¡Saludos!

 

Sin parar de dar tu visión, creando sombras azules.....me ha encantado....una reflexión muy profunda.

 

Cuantos Ys llenos de intriga... :)
Mirna en Marte

 

sí que son intrigantes tus letras :) un biquiño!!! :)))

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.