-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

Al aire.

Le escribo estas líneas al aire porque mis pensamientos son densos como la pintura, y necesito manchar un papel de tinta: agotarlos, diluirlos. Es un intento a ciegas para ver si se licuan un poco y permiten que se filtre algo de luz que haga las cosas más claras. Supongo que será infructuoso pero siempre será mejor, porque hasta el alba las agujas del reloj van a ser espadas, que cruzarme de brazos, sentarme y esperar.

¿Esperar? Esperar a que pase la noche, a que el aura invernal que se cuela por las rendijas de mi persiana deje de enfriar esta habitación y de apretar lazos.

¿Lazos? El que se ha formado en mi garganta y el que ha dibujado mi laringe un poco más abajo. Los que no dejan que el oxígeno limpie mis venas y me hacen rumiar palabras constantemente. Una y otra vez, una y otra vez, como el flujo incesante de las fuentes de un río. No quiero llamarte, no quiero escribirte, no quiero siquiera pensar en volver a verte…

¿No quiero? De nada sirve engañarse, claro que quiero. Y me gustaría no estar confundida y no llorar mientras escribo. Y me gustaría que tu recuerdo fuera en sepia, como en una película antigua, y que las heridas mal cicatrizadas dejaran de escocer. Y quisiera que todo fuera como al principio, y poder entregarte esta carta en mano y sonreír y tocar suavemente tus yemas con mis dedos. Y quisiera haber dicho muchas cosas que no dije y haberme callado otras que escupí. Pero si rebusco entre todos mis anhelos encuentro algo que me hubiera gustado que sucediese por encima de todo lo demás. Algo que haría un dique en mis pestañas y desataría los nudos de mi cuerpo: me gustaría que las cosas hubieran sido distintas, me gustaría no tener motivos para estar triste esta noche, me gustaría poder hablar contigo sinceramente de lo que pienso y de lo que siento. Todo esto es cierto.

Pero sobre todo me gustaría poder haberte comprendido como te merecías.

9 comentarios:

¿sabes? hay una película que habla de eso... de cuando te arrepientes de algo que hiciste y desearías de corazón poder regresar el tiempo para poder hacer las cosas distintas... pero sabes que no puedes...y que debes seguir tu camino cargando con ello... eso, crea en uno CARACTER... no digo que sea grato... que sea lindo... o que no duela... al contrario, pero hay veces que sólo hasta que se llega a ese punto es que uno puede comprender que las cosas no eran como uno creia... ojalá y uno comprendiera antes algunas cosas... pero si esa situación crea o hace crecer tu caracter, entoces los días, pensamientos y lágrimas pasadas.. no habrán sido en vano....(no es consuelo, lo se, pero es verdad)

empaticamente te abrazo y te mando un beso.


pd. la peli es "la clave del exito" con Danny DeVito... por si te preguntas..

 

tzzzzzz
se ve que andas apachurrada (triste)
te comprendo el dolor
yo tambien lo he sentido
pero animo
desde estatuario soleado, un abrazo
siempre es bueno leerte
S A D I E............oye q buena idea esa d los premios ; )

 

Todos tenemos días malos en los que nos arrepentimos de un montón de cosas, pero ya verás como estos días pasan (;
Y por supuesto que te dejo quedarte por mi blog, siempre que yo pueda pasarme por el tuyo (;
Un besazo, y encantado
Carlos

 

Qué preciosidad de texto! Me has dejado sin palabras, Lena! Me encanta, me encanta :)
Besazos de Madrid a Madrid, muás

 

También hay lago para tí en mi blog

 

A veces cuando menos lo esperas te das cuenta de que alguien te amó... e invariablemente pasado el tiempo alguien de nueva cuenta te volverá amar. Son varios los golpes que darás en este gran escenario al que ufanamente llamamos vida, sin embargo, toma todos esos tropiezos como una liberación y no como una terrible agonía. Al fin y al cabo ya terminaron y no volverán (salvo que tú lo desees).

Más adelante sabrás los motivos, y sonreirás de este recuerod que se convertirá en pasado.

¡Un abrazo!

 

no es revancha... pero te deje algo por aqui

besos!

 

Hola Lena, ¡Feliz 2010!

Al inicio hay pensamientos densos como la pintura, que luego se vuelven más ligeros pero solo después de la mitad del texto pueden fluir bien. Excelente estructura; seguramente hubo un proceso funcional.

Saludos!¡

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.