-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

¿Y qué importa lo que piense el resto?

Hay días en los que está arriba y días en los que se hunde en el asfalto como si éste fuese de arena. Hay días en los que no le importa nada y otros en los que presta atención hasta al vuelo oscilante de los insectos. Algunas veces cambia de canal durante horas porque no encuentra nada que consiga captar su atención más de once segundos y otras veces se queda hipnotizada viendo flotar motas de polvo en un rincón. Hay días en que no piensa absolutamente en nada y otros en los que los engranajes de su mente no se paran ni un momento [y a veces descubre que los primeros han sido más productivos]. No sabe mucho de la vida. Dicen que las cosas le han sido fáciles siempre, que han ido llegando hasta ella como si se deeslizasen por una pista de mantequilla, y que el único mérito que puede atribuirse es haber frenado con el pie-con un levantamiento suave, corto, sencillo- el rítmico descenso de éstas. Y ahora tiene veintitantos y casi nadie le ha dicho que está orgulloso de ella, y no tiene una gran batalla que contar a sus nietos ni un carácter fuerte o muy definido. Hay días en que se siente voluble, pequeña; se siente una bolsa de plástico con la que juegan las corrientes de aire entre los edificios. Pero está ahí, de pie, y ya es más de lo que muchos esperaban de ella. Está ahí y aguanta las trombas de agua con una fuerza que la gente desconoce. Y sabe que no quiere ser una de esas personas que no paran de lamentarse por todo y sabe que casi nadie conoce ni reconoce sus luchas y sus victorias.
Y ni falta que hace. Ella siente las cicatrices que recorren su piel y lo que ha batallado para que éstas cierren. Sólo quien la mira de verdad puede verlas, y ella sabe que sólo esas personas merecen averiguar que hay dentro de esa niña de vida fácil. ¿ Y qué importa lo que piense el resto?

6 comentarios:

Finalmente lo que piensa el resto es irrelevante cuando se trata de la vida de uno... a veces sería lindo que la gente reconociera ciertas cosas, pero al final es uno la que tiene la satisfacción de haber luchado sus propias batallas y salir a flote...

la vida nunca es fácil... cada uno tiene sus propios demonios con los que lidiar... y quien piense que es así... es queno ha vivido

saludos de miel querida Lena, tus letras siempre me dejan mariposas en mi cabeza....:)
beso.!

 

y de dónde me conoces que me describiste tan bien? :)

gracias por tu comentario en mi blog, me alegra tanto que te gusten, sos muy amable en decirmelo :)
yo hacia mucho tiempo que conocia el tuyo, y me encanta
un abrazo
hasta pronto :)
claudia

 

Ante según que situaciones,si la decisión es mia,si el problema es mio,no me importa en absoluto lo que piense el resto del mundo.Porque en ese momento el mundo soy yo.En estos casos hay que ser egoista,porque un vecino pueda cambiarte el camino de vuelta a casa.


MUA!

 

Interesante reflexión. Es importante saber lo que pensamos de nosotros mismos, para rectificar o no.

Mil saludos, entré de volada a los blogs, vine a leerte y a saludarte. Un beso.

Regresaré, y ya nos estaremos leyendo. Hasta pronto. Bello texto para meditar.

 

Hola, me ha gustado mucho tu blog, he llegado hasta acá indagando en blogs relativos a temas y reflexiones de la vida, entre otros :)

La reflexión que haz hecho me ha gustado mucho, de hecho también pienso que la vida es un constante ciclo de altos y bajos, pero que depende de nosotros hacer de aquellos momentos que pueden pasar desapercibidos para los demás o monótonos, un devenir de dicha o aunque sean situaciones tristes, vivirlas al máximo, disfrutar de la congoja, de la alegría y las emociones de la vida, al fin y al cabo es una sola y debemos saber aprovecharla, sin importar lo que piense el resto, es nuestra vida.

Te deseo lo mejor, espero que sigas escribiendo esas historias del alma, yo también escribo, recién comienzo por estos caminos en la comprensión de la vida. Quizás puedas pasar por mi blog, me gustaría conocer lo que piensas al respecto, reflexiono mucho :p

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.