-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

Amarga ironía.


Cada vez soporto menos los gritos (los de dentro y los de fuera), y cada vez siento más la tensión como una bruma que se va haciendo más densa, viciando el aire de todos los lugares de esta casa. Y el pasillo está atravesado por mil cables invisibles que se entrecruzan y entrelazan y me impiden caminar, y la cocina no es más que una celda de azulejos blancos y sueños quemados. Y al final acabo mirando entre las llamas de la vitrocerámica por si encuentro las respuestas que una vez algunos encontraron en otros lugares y otros tiempos, y termino rascando con un cuchillo en la base de las sartenes por si alguien ha dibujado un mapa bajo la capa antiadherente. Y me desespero porque mi sexto sentido sólo me permite percibir la tensión como una tela de araña que todo lo abarca. Pero mi limitada percepción número seis se queda encanchada en la seda proteica y cuanto más se retuerce más se apresa.
Amarga ironía.
Y acabo sentada con la cabeza entre las manos y mirando entre el alcohol de todos los vasos que encuentro-por si hay escondida una llave-. Mas el metal no flota y tengo que vaciarlos para advertir que tampoco está en el fondo. Y respirar se hace más difícil y cada vez hay más hilos atados a mis piernas, y el corazón me resbala por todos los rincones de esta cárcel encubierta.
Y espero más y más, y sueño tanto y tan firme que mi cerebro empieza a astillarse. Y veo las puertas aparentemente abiertas y los lazos invisibles que me atan a esta casa como si fueran cadenas de hierro y casi muero de agonía. Y por primera vez las personas a las que quiero son cargas amarradas a mis tobillos que no me permiten huir lejos, muy, lejos. Y mi vida transcurre encerrada en un presidio que aun teniendo mil ventanas me impide la fuga.
Amarga ironía.

13 comentarios:

Me encantó lo que escribiste.. transmites perfectamente como te sientes..

 

Joder.. hacia tiempo qe no te leia y tanta genialidad me ha podido! Me encant, escribes de una manera tan descriptiv, siempre aciertas en el blanco. ¿Quien no sea ha sentido nunca encerrado en su porpio cuerpo? ¿O en su propia vida?

"y el corazón me resbala por todos los rincones de esta cárcel encubierta"
Precioso, de verdad...

(L)Lenniee!!

 

wow, me a encantado.
mucha genialidad al escribir, excelente que nos hagas sentir lo que te pasa.
saludos!

 

te envío un abrazo tamaño xxl y un ciento de sonrisas :))) aunque no sea un día perfecto, búscale momentos que sí lo sean :)) muássssssss:)))

 

Un texto bastante existencial. Interesante.

Saludos cordiales,

 

Wow, transmites muy bien los sentimientos.
Estoy totalmente de acuerdoncon Michelle.

 

cuando un punto de luz en la oscuridad nos permite insinuar que la carcel a comenzado a resquebrajarse y tenemos la oportunidad de salir.. nos damos vuelta y pensamos "no puedo dejarlos atras".
y ahi permanecemos.

Un saludo en la lejania.

 

La luz, las ventanas y los sueños se convierten en puntos de fuga que a poco logran desatarnos.

En la busqueda de los deseos las ataduras se vuelven de papel.

Encantadoras palabras las tuyas.
Saludos!

 

Huye, huye lejos de ese ambiente, saca la cabeza de entre tus manos, sácala por la ventana y respira aire puro. Si tú quisieras, podrías hacer que el acero flotara; podrías encontrar mapas en la base de las sartenes; encontrarías manojos de llaves en el fondo de los vasos.

Una de esas llaves será de la puerta pequeña y estrecha, que tendrás que cruzar con dificultad (como Alicia en el país de las maravillas), pero detrás de ella está lo que verdaderamente vale la pena.

Rompe las cadenas, desátate los tobillos y cúrate las rozaduras que te hicieron las cuerdas...Es el primer paso para volver a caminar correctamente.

Nada de lo que digo es fácil...de hecho, me identifico demasiado con tu texto...pero creo que es hora de dominar el mundo, y no que el mundo nos domine a nosotros ;)

 

Todo el mundo depende de alguien. Y depender, igual que nos hace fuertes en algún momento, nos ata con fuerza a donde estamos. Pero al final, la tensión que nos mata mientras estamos atados consigue romper esas cadenas.
Gracias por lo que dices del cambio de look, a mí no me convence demasiado :S Pero bueno, como ya he dicho, gracias ^^
Un beso enorme

 

los gritos son demasiado agonizantes, incluso los ajenos desgarran el alma. muás

 

Increible!!
Que expresión derramas en cada palabra...

Pasate por mi blog a ver que te parece
http://laupinksblog.blogspot.com

 

Hola me has emocionado profundamente y te deseo, si esos son tus sentimientos tan parecidos a los míos, que seas muy muy fuerte y cumplas paso a paso tus sueños, será la mejor manera de servir a los tuyos. Permíteles que te conozcan fuera de esa opresión que seguramente te esté matando y dedícales tu mejor sonrisa.

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.