-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.



Como hoy no ha sido un buen día puedo tomarlo de excusa para citar a Neruda en su poema número 20. Puedo decir que puedo escribir los versos más tristes esta noche. Puedo.
Las horas han pasado lentas, casi como si quisieran que por una vez reparásemos en ella y nos fijáramos en el trazo invisible que dejan en el aire cuando corren a nuestro alrededor. Puedo decir que nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. Puedo.

Puedo decir, por ejemplo, “la noche está estrellada y tiritan, azules, los astros a lo lejos”. Pero el cielo está encapotado y tan sólo brillan las farolas con la luz firme de un lucero artificial, sin un solo titubeo. Puedo.

Puedo explicar que mis gritos han congelado las hojas aún secas a medias y de color amarillento que arrastra el viento otoñal en corrientes giratorias. Puedo decir que mi voz buscaba el viento para tocar su oído. Puedo…

Verdaderamente, puedo escribir los versos más tristes esta noche. Puedo. Mas no creo que ayudasen a un mañana despejado.

2 comentarios:

Muchas Gracias!!!!
Me alegra que te guste...
Tinta china sobre papel cebolla....

 

Me encanta este poema, ya escribi sobre el en mi blog pero nunca como tú.
Como habitualmente, ESPLÉNDIDO

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.