-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

.

Y yo, que quiero ser escritora y tantas veces no encuentro inspiración. Yo, que hablo demasiado a menudo de lo que no sé. La rabia, y los sueños que se alejan y se acercan como si los viera a través de un microscopio, y yo. Yo y mi sentimiento de angustia: "¿y si de repente un día pierdo la capacidad de convertir en líneas mis sentimientos? ¿y si nunca más puedo deshacer el nudo de mi estómago hilando frases en un documento de Word? ¿y si escribir deja de ser un motivo para levantarse cada mañana?". Yo y el miedo a la claudicación ante lo fácil. El miedo incluso a dejar de sufrir, porque quien no sufre no puede dejar la marca de su sangre caliente en cada palabra. El miedo a no ser feliz nunca. Yo y el pánico a los veinte. El miedo a crecer y yo. Y los pequeños gestos que de repente reconducen a las musas hasta mí, y aquella película que vuelve a tensar la cuerda que baja por mi garganta hasta llegar al estómago. Yo y una frase sincera en un libro: sin retórica vacía; llana; simple. El miedo a utilizar mal la puntuación, a poner faltas de ortografía o a repetir verbos. El miedo, que me para y me acelera, que coloca muros en mitad del camino y me lleva por atajos que nunca habría pensado tomar. Yo y el miedo a exponerme de manera tan evidente con este escrito, hecho un instante después de ver una maravillosa, pequeña película. Yo y el miedo a la tecla que borrará todo lo que he pensado en estos últimos diez minutos. Yo y el pánico a no saber cómo terminar correctamente esta entrada. Así que la dejo aquí, y así me dejo: expuesta, trasparente, con mis verbos repetidos y mis millones de defectos al escribir.

11 comentarios:

el miedo es significativamente algo que nos apresa y que se presenta siempre en cualquier etapa de la vida y es casi tal cual como la de un artista cuando muere de nervios para salir a escenarios

... el miedo dicen que eso es lo que debe tener la vida .. la capacidad de sorprendernos y de revirar si nos equivocamos
pero jamas supongo.. debemos dejar de intentar

las musas son egoistas a veces no se presentan no por miedo sino por capricho y es ahi cuando hay que en las letras desafiar el miedo de perseguirlas


besos

 

justas palabras las de Jolie...

el miedo es algo que es difícil escapar.. sin embargo, creo que si uno sintiera que es muy buena en algo.. nada más dejaría de hacer las cosas con pasión y superandose a uno mismo, es ese deseo de crear algo sin igual que (irónicamente) nos impulsa a hacerlo.. intentar, intentar... y seguir haciéndolo...

tienes el don en las venas... habrá días así en las que las musas parecerán haberse ido, sin esperanza de retorno... pero aún y con todas tus dudas... transmites las cosas sin miramientos...

ánimo Lena... días así llegarán... y luego se irán... pienso que serás una genial escritora si sigues el rumbo que dicta tu corazón, a pesar de las dudas que a veces arriben a tu mente...

saludos sinceros de mi.
beso.

 

"sin retórica vacía; llana; simple", simplemente, ya eres una buena escritora.

 

Esos miedos siempre se tienen. Para lograr escribir, se necesita mucho trabajo y mucha lectura. La inspiración se supone que es el amor, y si no estás enamorada? tu tienes capacidad para la narrativa, no sé también para los versos. Pero cuando se agotan los versos, la narrativa es buena sustituta y siento que la manejas.

Un abrazo fuerte, Hasta pronto amiga.

 

HOLA
QUE MIEDO...YO TAMBIEN SIENTO ESE MIEDO. YO TAMBIEN QUIEROR SE ESCRITOR, Y TENGO ESE MISMO MIEDO QUE TU, EL MIEDO A NO PODER ENFRENTAR LAS PALABRAS, A NO PODER ARTICULAR MAS FRASES, A TANTAS COSAS....INCLUSO COMO SU ESE MIEDO DELICIOSO DE YA NO SUFRIR LAS PALABRAS
SIGO TU BLOGG UN SALUDO!!!!
Y

 

OH Y OTRA COSA
ESPERO NO IMPORTUNAR PERO EN ESTATUARIO SOLEADO HICIMOS UN RECONOCIMIENTO DE TAN BELLAS LINEAS QUE HASTA LO DIFUNDIMOS
PASE A VERLO Y FELICIDADES

 

El placer de escribir,es dejar saborear a los que nos gusta comer palabras,éstas recién paridas.


MUA

 

con la alusion a Fight club de arriba ya has ganado un lector más.

 

escritora?? intentalo q se pierde?
hay veces q no hay inspiracion pero... porq no encuentras una sola razon q t inspire siempre?


ami tb me gusta monet

 

Supongo que ese miedo es el mismo que nos hace escribir.
Quizas en el fondo tengamos miedo a que algun dia dejemos de escribir y es lo que nos hace escribir.
No sé, raro y complicado.
Pues estoy algo melancolicamente sí. ¿Cómo lo has adivinado? Pero creo que es mas porqwue tenia anas de escribir sobre ese tema. No sé otra vez raro y complicado.
De todas amneras tu ya sabes que me encanta tu blog de impresionismo con sombras azules asi que no te lo voy a volver a decir jajaja.
Un saludo como siempre

Lish

 

¡Qué gran valor el de exponer tu miedo a algo haciendo ese algo!

Yo nunca he tenido un miedo parecido; no me parece posible dejar de escribir y no temo escribir mal (temo en todo caso escribir como algo que no soy yo, como algo copiado). Aunque ahora que lo pienso, creo que tengo un miedo parecido, no a escribir, sino a ser leída: tal vez debo seguir tu ejemplo y escribir un texto sobre mi miedo...

¡Saludos!

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.