-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

Los veinte (y "Paint the Sky with Stars").



Será que me estoy haciendo mayor, o más prágmática. O será que ambas cosas caminan de la mano como dos senderos que inevitablemente tienden a unirse y volverse uno solo. Será el tiempo que llenará mi frente de arrugas, o los tropezones que cubren de heridas mis rodillas y las palmas de mis manos, o el paso de las estaciones como películas a cámara rápida. Será que he aprendido a curarme las heridas, o que como decía la canción he tenido que aprender a andar en un suelo cubierto de canicas. Será que la necesidad hace fuerte al hombre (o a la mujer, en mi caso; aunque quizá autodenominarme así sea un error de envergadura porque es posible que nunca llegue siquiera a serlo). Será que conforme pasan los años voy aprendiendo a no hurgar en mis heridas y dejar que cicatricen, a ignorar el dolor en la medida de lo posible, a seguir caminando aunque se me torne complicadísimo y a levantarme- cada mañana de la cama y cada vez que doy con mis huesos en el suelo- con un "¡venga, morena, que el mundo espera!". Será que el complejo de Peter Pan no va conmigo, o será que quiero creerlo así conforme voy viendo que me alejo más de la infancia. Será que estoy aprendiendo a no radicalizarlo todo. Será que de repente mis retinas perciben toda la gama de grises.
Será que por fin he asumido que las cosas no son fáciles. Será que he aprendido el valor de la lucha, que todos aquellos poetas tenían razón cuando decían que la felicidad está en el camino y no en el destino.
Será que, aunque me maree cada vez que pienso que ya he cumplido los veinte, no es tan horrible crecer.




Suena Enya: The Memory of Trees, del album Paint the Sky with Stars.

9 comentarios:

Eres mágica... me fascina la profundidad y claridad que dejas salir de tu interior... y tu nueva plantilla ha quedado hermosa.

Felicidades.

 

Sea lo que sea, lo importante es tener consciencia de que se es. Me gustó tu reflexión.

Saludos cordiales,

Hasta pronto, veinte años no es nada. Espera y verás.

 

uff.. yo tb e cumplido esos 20 años.
El tiempo y la edad no me preocupan( por ahora)

 

Crecer y madurar no siempre van de la mano, y hay que sentirse orgulloso de saber llevar ambas a la vez.
Un besazo enorme ^^

 

los poetas parecen ser los únicos que aciertan en todo, es mejor contemplar la belleza del mundo que anhelar una inexistente. Muás

 

mirar la escala de grises es todo un acontecimiento (considerando que muchos sólo ven su vida blanco y negro....)

como dices, crecer no es tan malo, lo malo sería no querer hacerlo, desear siempre estar en el mismo lugar, con la misma gente y con el mismo anhelo toda una vida.... esto se trata no de crecer no más, se trata de evolucionar y disfrutar las cosas de maneras distintas, aunque el sol siga siendo el mismo de siempre...

besos princesa de las letras, smuack!! ^^

 

Siempre tan linda =)
Gracias por tu apoyo princesa de las letras =)
lo aprecio mucho.....
besazos!

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.