-Me has conocido en un momento extraño de mi vida.
"A todas ellas van también dedicadas estas páginas, con el extraño y alentador afecto que sólo es posible mantener entre personas que no llegan a conocerse nunca".

Soledad Puértolas, en el prólogo de Una enfermedad moral.

Van Gogh y las princesas.



Hace unos meses dejé que una foto desesperanzadora, cercana a esas que producen desgarro del alma, hablase por si sola: ya decían lo suficiente los pies de una pequeña en unos zapatos de charol rojo hartos de patear la calle de principio a fin en busca de clientes. Sin un sólo matiz más provocado por tres frases las tripas ya se hallaban encogidas.
No sería justa si dejase en el aire como una realidad inmutable que sólo puede callar una boca un alma quebrada por la vergüenza. También la belleza más absoluta puede dejarnos mudos. Y no hay nada tan cierto como que el esplendor está en los ojos de quien mira: mis labios enmudecen ante un lienzo de Van Gogh. Y mis tripas se contraen, y siento que la vida merece la pena. Y que la promesa de un mañana mejor para las princesas de zapatos escarlata en tan tangible como los dedos de mi mano. Y parece irreal, parece una quimera, pero en el fondo creo que en este mundo hay infinidad de lazos que no vemos y muchísimos que ni siquiera intuimos.
Gracias, Van Gogh, por tu esperanza. Gracias, Ródano, por haber reflejado en tus aguas calmadas la inmensidad del cielo.
Gracias, princesas, por ser como lingotes de oro: valiosísimas, inquebrantables.

10 comentarios:

dos imagenes contrapuestas a la realidad, lloraría y sonreíria a la vez.

 

Buff... la de los zapatos es increible..
una preciosa entrada.

Espero que estes bien :)
Nayle

 

comparto con vos. las personas solo son personas, los objetos solo son objetos, los momentos solo son momentos. es uno el que les da valor (o disvalor), transfomandolos en el amor de nuestras vidas, en mi cosa preferida, en el mejor momento de mi vida, o en todo lo contrario.
Recomiendo uno y otra vez para leer la biografia de Van Gogh, aunque claro, solo fue un momento en la historia, y ahora solo es un libro con letras.
un saludo en la lejania.

 

Me encanto la entrada y te prometo que esta cargada de tanta verdad.

Besos de la Bruja Bonita*

 

Ambas imágenes dejan sin respiración, aunque en mis ojos se reflejen cosas distintas para cada una.
Mirna

 

Amo a Van Gogh...Un abrazo enorme =)

 

Adoro a Van Gogh (aunque más a Monet).Me gustó tu blog!

 

Gracias a tí por tan preciosas entradas en tu blog. Enhorabuena, lo sigo con deleite hace un tiempo, pero hasta hoy no me he sentido con ganas (o fuerzas) de comentarte algo.
La belleza más absoluta es la que nos deja mudos y por supuesto, la belleza está en los ojos de la persona que mira. Lo más bello para tí, puede ser horrible para mí y viceversa, pero coincidimos en Van Gogh. Y a las princesas, lo más bello es desearles con todas nuestras ganas, que lleguen a conocer algún día ese castillo de cuento de hadas por el que tanto han luchado, luchan y lucharán... Inquebrantables y sin dejarse engañar por los cuentos de hadas.

 

Confirmado que escribes con las tripas...!! Y cómo lo haces!!.. es cierto, los lazos invisibles están ahí...pero hay que estar muy atentos para percibirlos..Leerte me reconforta, porque tus textos siempre comprometidos y profundos, invitan a la reflexión..
besos azules (desde la línea 1) ;-)...
Gracias

 

Que gran imágen la segunda... sin duda habla por si sola... tienes un magnifico blog, Saludos

 

Publicar un comentario

¡Gracias por tu tiempo!

Song of myself. XXIV

Unscrew the lock from the doors!

Unscrew the doors themselves from their jambs!
Whoever degrades another degrades me,
And whatever is done or said returns at last lo me.
Through me the afflauts surging and surging, through me the current and index.
I will accept nothing which all cannot have their counterpart of on the same terms.

Walt Whitman.